Hacia la emancipación humana

La esperanza en un cambio social trascendente será a través de la acción colectiva

« La emancipación humana vendrá cuando los individuos socializados recuperan su fuerza social » Karl Marx

Se puede constatar que incluso hoy en los países occidentales -que han experimentado luchas históricas para obtener importantes derechos sociales- las élites ultra-liberales destruyen metódicamente los derechos adquiridos sin que esto genere una respuesta suficientemente fuerte como para impedirlo. Vivimos en un verdadero retroceso global, con poblaciones que se dejan llevar fácilmente por proyectos cuyo carácter reaccionario no es claramente reivindicado. Por ejemplo, el aumento de la extrema derecha en Europa y EE.UU o sutilmente disfrazado de hiper -centristas (como en Francia).

En consecuencia, en un país como Colombia, donde la conciencia política siempre ha sido local, en el tiempo y en el espacio, ahogándose a menudo en una violencia atroz y, en estos momentos de una ultra-liberalización global, no es de extrañar que el despertar político de las generaciones más jóvenes sea aún caótico. ¿Cómo podría ser de otra manera?

¿Cómo podemos sorprendernos de que un día estemos de una orilla y al día siguiente del otro lado? ¿O que, en general, estemos llenos de buenas intenciones, y transmitamos ideas repulsivas?. Estos comportamientos son el triste reflejo de la falta de madurez política, mantenida de manera intencional para no permitir la organización basada en principios fundamentales capaces de guiar una vida entera. Sin este despertar, sin una verdadera emancipación, la adhesión masiva a un proyecto diferente, progresista o como se quiera llamar, o incluso solo para construir una sociedad donde la justicia no sea solo una simple parodia, seguirá siendo una utopía renovada una y otra vez, sin cesar.

A Colombia no le faltan analistas brillantes para denunciar el disfuncionamiento de un país todavía fuertemente marcado por una herencia colonial. No pasa un día sin que se revele un nuevo escándalo, el asesinato de un líder social, una comunidad atacada, el actuar represivo por parte del Estado, entre otros hechos lamentables. Las redes sociales desempeñan el papel de denunciantes y participan en cierta forma a la emancipación. A través de les redes se realizan diferentes acciones, usarlas y servirse de ellas es bueno, pero teniendo en claro que la manipulación no está reservada a los Estados Unidos o la vieja Europa.

La servidumbre de los medios

En cuanto a los medios, ya se sabe y se constata, que inevitablemente están al servicio de la élite, desempeñando claramente su papel de desinformación. Por esta razón es muy fácil caer en la propaganda, así tengamos la mayoría de nosotros acceso a excelentes fuentes de información y análisis. En ese contexto, vemos que uno de los problemas existentes es la falta de espacio para el debate -liberado de todo ego- para tratar una amplia gama de temas que nos concierne a todos como son : la gestión de los recursos naturales, la forma de producción y distribución de nuestros alimentos, la salud, el transporte, vivienda, educación, etc.

« Si antes la religión fue tergiversada y erigida como medio predilecto (en contra de los principios de emancipación que plantea por ejemplo el núcleo sustancial del cristianismo), hoy la seudo religión se acompaña de la domesticación del pensamiento que protagonizan los medios de comunicación de masas como correas de transmisión de los grupos concentradores de las decisiones y los recursos ».

J.A, Calix, 2010, p.6

Teniendo en cuenta lo anterior, uno de los objetivos de Emancipar es el de ofrecer una herramienta que permita analizar los diferentes temas, noticias,eventos, utilizando los recursos accesibles desde Internet y para que los que deseen ir más allá de la simple lectura, puedan debatir de forma constructiva. Debatir significa discutir, argumentar y no simplemente dar una opinión, a favor o en contra, y mucho menos, insultar, caer en la reducción del tema y los ataques personales sin sentido que generan confrontaciones estériles. La manera en que podemos progresar hacia una emancipación humana es trabajando solidariamente, reflexionando, discutiendo las ideas, compartiendo nuestros saberes, aportando conocimientos y respetando nuestra diversidad.