Emancipar

Por una EDUCACIÓN popular en POLÍTICA

¿El progresismo antisistema?

«Las demandas sociales y emancipadoras de las clases populares no necesariamente coinciden con el «sentido de la historia» exigido por la ideología del progreso». Christopher Lasch, 1991

En América Latina el progresismo es una tendencia política que se extendió en los gobiernos que se declaraban antineoliberales, como en Bolivia, Ecuador, Brasil, Argentina, Venezuela, aproximadamente entre los años 2000 y el 2015; término que genera mucha confusión en la mayoría de personas, pues para algunos está relacionado con el socialismo, para otros al comunismo y para otros es la izquierda del siglo XXI. No obstante, calificativos como estos demuestran el profundo desconocimiento sobre lo que es el progresismo, para dónde debería apuntar en lo político y lo económico y lo que se debe esperar de él.

Fuente
http://eldelfin2020.blogspot.com/2016/10/sobre-el-post-progresismo-en-america.html

Ambigüedad

No se puede desconocer que es un término ambiguo, el progresismo en cada país se desarrolló de forma diferente, dependiendo de las condiciones políticas y económicas, de su historia y del contexto. Y el mal denominado radicalismo que puede tener usar la palabra izquierda/izquierdista – por el discurso que se tejió en América Latina con la doctrina del enemigo interno – lleva a plantear una opción moderada con el fin de captar más votantes. Esta nueva posición ha provocado dos consecuencias:

  1. Un alejamiento de postulados básicos como la lucha anti-sistémica, no únicamente contra el capitalismo sino contra todos los distintos sistemas de dominación impuestos por la modernidad (ecológico, cultural, patriarcal, etc.).
  2. Optar por el populismo. Del reformismo se pasó al más pedestre pragmatismo; de la racionalización del capitalismo se pasó a su descomposición. El populismo es la herramienta más eficaz del capitalismo informal: sin reglas, sin límites, sin controles [1].

La dominación oligárquica en América Latina siempre planteó un dilema entre modernidad y pre-modernidad, dilema que fue saldado, en muchos casos, con la idea de progreso. Conservar el statu-quo implicaba no solamente mantener los privilegios de las élites, sino abogar por el atraso y la desigualdad como formas de identidad. Modernizar el país era, en tales circunstancias, una estrategia para romper con esas estructuras de dominación rancias y obsoletas”.

Cuvi,2016

Definición

El progresismo por definición es una ideología política que apunta a la igualdad social, económica y a la garantía de derechos. En Colombia ha ganado muchos adeptos por la influencia de políticos como Gustavo Petro y su movimiento de la Colombia Humana; en el contexto colombiano se asocia con frecuencia a una forma diferente de hacer política y a la estrategia de buscar cambios que requiere la sociedad colombiana, pero ¿Hasta qué punto es el progresismo capaz de apuntar a las necesidades de un país como Colombia?. Para contestar a esta pregunta comencemos por definirlo.

¿Qué es el progresismo?

De acuerdo al diagrama de Nolan el progresismo propende por las libertades personales sobre las liberales económicas.

Fuente: https://economipedia.com/definiciones/ideologia-politica.html

En teoría el progresismo es lo completamente opuesto al conservadurismo por tanto es:

  1. Intervencionista (propende por redistribución de la renta)
  2. Igualdad, justicia social
  3. Ateísta
  4. Propende por el Sector público [2]
  5. Democracia: Al contrario de las posiciones comunistas o socialistas radicales, el progresismo defiende la democracia como forma de gobierno y la existencia de pluralismo político [3]

El progresismo en Colombia

Debemos comenzar por mencionar que Colombia no es la excepción en la ambigüedad del término, no es claro quién es progresista y quién es de derecha, tal como lo demuestran los alcaldes y gobernadores de la foto aquí abajo, los cuales, para muchos colombianos, son considerados de izquierda -«mamertos»-.

Fuente:
http://www.renovacionsindical.org/antioquia/contenido/se-fortalecen-las-fuerzas-alternativas-y-progresistas-en-colombia

Se dicen de «izquierda» y sin embargo co-gobiernan con las prácticas tradicionales de la derecha en temas sociales y económicos, muchos discursos se mezclan con el marketing político lo que lleva a confundir y engañar al elector.

Las brigadas de seguridad «¿las nuevas Convivir»*?
Redes de seguridad ciudadana para «convivir»

*Convivir: Las cooperativas de vigilancia y seguridad privada para la defensa agraria o Servicios Comunitarios de Vigilancia y Seguridad Privada, motor de la guerra paramilitar.

Sin revolución

Si bien en la teoría quieren proteger las libertades individuales, en la práctica no ofrecen cambios estructurales al modelo hegemónico para garantizar la igualdad y los derechos, no hay una propuesta antisistema y se abandona la revolución y la transformación por un capitalismo con cara amable que claramente es un oxímoron.

La negación de la izquierda

Como se mencionó anteriormente, con la consolidación del discurso del enemigo interno decir ser de izquierda les resulta vergonzoso y por ello anteponen calificativos como izquierda democrática, liberales o centro izquierda o simplemente lo llevan al progresismo para captar votos sin propuestas de fondo y esto, en el escenario político, lleva a la elección de políticos como Claudia López que con un gran equipo de marketing vendió su imagen como progresista, moderada, conciliadora, pero gobernando cada día más cerca a la ultraderecha colombiana, sus actos lo demuestran.

Claudia López alcaldesa de Bogotá, miembro del partido Alianza Verde
Los desalojos una violación a los DD.HH

Progresismo y sus incoherencias

Revisemos algunas incoherencias de aquellos que se presentan como progresistas en Colombia

Progresismo verde

1. Alianza verde

Aunque parece contradictorio, el partido Verde se autoproclama partido progresista colombiano, un partido que se dice de centro izquierda, pero en la práctica ha tenido una gestión criticable en Bogotá con Claudia López como alcaldesa mayor – es la continuidad del modelo de Peñalosa (anterior alcalde)- en todos los aspectos y represora a la hora de intervenir en las protestas.

Centro izquierda, centro derecha depende del momento

Es un gobierno desconectado de la gente y de espalda al tema ambiental, los abucheos a la alcaldesa en Portal Resistencia (Agosto 13 de 2021) lo confirman.

Alcaldesa Claudia López fue abucheada en Kennedy | RTVC Noticias

Otro ejemplo, el alcalde de Cali, Jorge Iván Ospina cuestionado por su manejo del paro y la estigmatización a la protesta pese a ser de «izquierda», sin olvidar que para enfrentar la crisis social del paro nombró como secretario de seguridad a un ex-militar afín a la ultraderecha.

Secretario de Seguridad de Cali, criminalizando la protesta

Secretario de Seguridad, sin paz

Progresistas conservadores

2. Cadena Perpetua

Los progresistas en Colombia, pese a ser ateístas y a defender las libertades individuales, votan a favor de la cadena perpetua para violadores cuando es un voto inconstitucional, proyecto populista impulsado por el partido de ultraderecha Centro Democrático.

Voto por la cadena perpetua
Hablan de derechos y fascismo pero …

3. Anticomunismo

Parece que cuando se nombra la palabra comunista o socialista, el progresismo se desmarca viéndolo como sinónimo de miseria. A los progresistas les gusta el capitalismo solidario (así no exista).

Ni socialista, ni comunista

Los progresistas le tienen más miedo al fantasma del comunismo que a la derecha que ha sido causante de la violencia que padece el país a través de su historia. ¿Y acaso no es el capitalismo el que tiene empobrecido al país, acaso no es la desigualdad la que permite que muchos vivan en la miseria?.

Además, recordemos que el Partido Comunista en Colombia ha sido acreditado como víctima en la JEP – Jurisdicción especial para la paz-.

El Partido comunista víctima de la violencia política

Progresistas capitalistas

4. Capitalismo solidario o progresista

El capitalismo que por definición se basa en la desigualdad, para los progresistas debe ser igualitario. La pregunta es ¿cómo?

No existe un capitalismo bueno, puesto que este es sinónimo de despojo, violencia y de miseria para que unos pocos vivan en la comodidad. El capitalismo por más redistributivo siempre mantendrá a una gran parte de la población sin garantías sociales y económicas.

5. Capitalismo verde

Capitalismo responsable o con consciencia ambiental es otro oxímoron, no obstante, dentro del discurso del progreso se incluyen agendas para mitigar el cambio climático y proteger ecosistemas, pero sin frenar la explotación de los recursos naturales es conservar el mismo modelo industrial causante de la catástrofe ambiental que estamos viviendo [4].

Fuente:
https://www.redcolombia.org/2012/06/22/capitalismo-verde-la-otra-cara-del-mismo-modelo/

Capitalismo verde

Progresistas pacifistas

6. Bloqueos y pacifismo

Y, al parecer, las formas de las protestas también preocupan a los progresistas, varios salieron en rechazo a los bloqueos por la afectación económica y de movilidad, sin tener en cuenta que los bloqueos son las consecuencias de una crisis, del estallido social y de personas con dignidad que le dicen al gobierno que sus políticas son nefastas. Así mismo insisten en no a la violencia (pero si es el Estado el que violenta y la violencia del Estado no es legal), no a pintar una pared, enviando un mensaje errado que lleva a deslegitimar cualquier expresión de protesta contra un Estado opresor.

Jóvenes bloquean, exigiendo derechos
Corte Interamericana de derechos sobre los bloqueos
Preocupan los bloqueos

Preocupan las formas

¿Hasta qué punto el progresismo es capaz de apuntar a las necesidades de un país como Colombia?

Teniendo en cuenta lo anteriormente expuesto es importante tener clara cuál será la base de la economía progresista, el mismo Gustavo Petro ve en modelos como el de Corea o Singapur milagros económicos, no obstante estos modelos se han desarrollado bajo la represión de la población y la explotación de los recursos naturales. Fueron otras décadas y hoy la prioridad debe enmarcarse en la mitigación del cambio climático en un escenario de pandemia (para muchos una sindemia). Un modelo económico por supuesto no puede ser planteado a 4 años, sino al largo plazo, en un eventual gobierno progresista solo se plantea el inicio de una transición y por ello es fundamental que la propuesta económica no solo se centre en los indicadores macroeconómicos tradicionales y su estabilización (crecimiento, inflación, tipo de cambio, tasas de interés) sino que apunte a la verdadera implementación de políticas sociales, a un modelo donde la protección de los recursos naturales sea prioritaria, donde se respeten los derechos a un ambiente sano y a la salud, a la educación de calidad y gratuita, al fortalecimiento de los procesos de paz con justicia social y al desarrollo de las capacidades de un país.

Además, al progresismo le falta realmente asumir una posición solidaria – sin miedo a perder votos- con la protesta social, porque defender los derechos y la vida frente a la violencia del Estado es hoy vital, por encima del conseguir votos para llegar al poder.

¿Entonces, podría el progresismo ser la transición a un cambio en Colombia?

Citas

[1] Cuvi, J. Open Democracy. Open Democracy. https://www.opendemocracy.net/es/democraciaabierta-es/progresismo-populismo-y-la-izquierda/, septiembre 21, 2016.

[2] Marín García, A. (n.d.). Progresismo. Economipedia. Retrieved julio, 2021

[3] https://economipedia.com/definiciones/progresismo.html

[4] Hélène Tordjman. El crecimiento verde contra la naturaleza, critica de la ecologia mercantil. Ed. La découverte, 2021